La protección de la tensión es un aspecto crítico del diseño y el mantenimiento de los sistemas eléctricos, ya que ofrece ventajas tanto de seguridad como de fiabilidad.