La función básica de un inversor es cambiar la CC (que fluye en una dirección) a CA (que invierte periódicamente la dirección). Los inversores lo consiguen utilizando circuitos electrónicos para cambiar la dirección del flujo de corriente, normalmente a un ritmo rápido, para imitar la onda sinusoidal de la corriente alterna.