Los inversores desempeñan un papel crucial en una amplia gama de sistemas y dispositivos eléctricos. Su capacidad para convertir la corriente continua en alterna los convierte en un componente fundamental para salvar las distancias entre las distintas formas de energía eléctrica.